Alimentación Cuídate Limpieza


Bajan las temperaturas ¡Mima tu piel!

Por: | comments | 24 noviembre 2014 |
Mima tu piel-invierno

Con la llegada del frío, nuestra piel experimenta cambios que pueden resultar igual de fatídicos que las consecuencias de un día bajo el sol eterno de julio. De la misma forma que prestamos atención a nuestra dermis en verano deberíamos hacerlo en la estación invernal, pues esos tímidos rayos de sol de los días nublados, los bonitos días de nieve o los cambios de temperatura de diferentes ambientes pueden provocar grandes daños, en ocasiones, irreparables. 

Pero calma, pues con estos consejos tu piel seguirá perfecta cuando el termómetro comience a tiritar de frío.

 En invierno, no te olvides de la protección solar

Se acaba el verano y con él, los pensamientos que ponen a las cremas solares en las primeras filas de nuestras estanterías del cuarto de baño, opción más que equivocada al pensar que nos íbamos a librar de ellas. En invierno, las radiaciones UVA y UVB siguen siendo igual de dañinas que en la época estival y, por tanto, esta protección solar se hace igual de necesaria. No nos libramos por llevar bufanda y gorro. Presta especial atención a los días en los que se asome la nieve, pues estas radiaciones multiplican sus efectos perjudiciales en nuestra piel más de la mitad debido al efecto reflejo sobre la superficie blanca.

 Hidrata tu cuerpo

No te olvides de él por muchas capas de abrigo que lleves encima. Mímalo especialmente con hidratantes que permitan la oxigenación correcta de la dermis. Lociones con ingredientes naturales como el aceite de almendras o el aloe vera ayudarán a mantener perfecta tu piel.

 Cuidado con el rostro

No sólo de la protección solar debemos echar mano cuando el frío se establezca del todo, pues estos meses son en los que la piel del rostro acusa más las consecuencias de la falta de retención de líquidos por las bajas temperaturas o cambios bruscos. Esto produce una descamación pronunciada y es por eso que debemos acudir a hidratantes faciales con ingredientes humectantes que permitan retener mejor el agua, como la glicerina. Además, no te olvides de la limpieza diaria mañana y noche, esta vez, con agua templada, para no dañar más la dermis con las bajas temperaturas.

 Evita los cambios bruscos

Pasar de un calor infernal provocado por las altas calefacciones a un frío de muerte con unos cuantos grados bajo cero en el exterior es una de las causas que más dañan la piel en esta época. Tira de bufandas, cuellos, pañuelos… en el momento exacto e intenta que tu piel sufra lo menos posible cuando cambies de ambientes. Lo agradecerás en primavera.

 Disfruta de la temporada con precaución y recogerás lo frutos de una piel radiante cuando los termómetros vuelvan a subir dentro de unos meses. ¡Feliz invierno!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>