Recetas a tu gusto

Aperitivos Dulces y postres Primeros platos Segundos platos


Chile con carne

Por: | 0 comments | 12 diciembre 2013 | Categoria:
  • Tiempo:  40 minutos (más tiempo de remojo)
  • Dificultad: Fácil
  • Raciones: 4

Hoy os traigo un plato de cuchara y súper energético, ideal para el fresco que tenemos, para tomarlo en casa bien calentitos en un día helador: el chile con carne. El chile con carne es una receta típica del sur de los Estados Unidos, pues es el plato regional por excelencia del estado de Texas, por ejemplo.

No os arredréis por la larga lista de ingredientes, no son difíciles de encontrar y cada uno da el toque especial e imprescindible al plato.

Ingredientes

  • 500 g de carne de ternera picada
  • 2 cebollas medianas,
  • 2 pimientos rojos
  • 2 zanahorias medianas
  • 250 g champiñones
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de salsa Worcestershire.
  • 500 g de alubias rojas cocidas o unos 300 g sin cocer,
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de guindilla en polvo
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1 cucharadita de comino molido
  • 800 g de tomate entero en lata, troceado y sin escurrir,
  • aceite de oliva para freír

Elaboración

Para usar alubias crudas las cocemos después de tenerlas en remojo toda la noche en agua, con dos hojas de laurel, unos 10 minutos en olla rápida. Las reservamos.

Picamos las verduras y cortamos los champiñones en láminas. En una sartén grande sofreímos todas las verduras  hasta que estén lacias, excepto los champiñones, que se añaden hacia el final del sofrito.

Con las verduras bien tiernas añadimos las especias y damos unas vueltas para que se tuesten ligeramente y se acentúen los sabores.

Pasamos todo el sofrito a una cazuela grande y añadimos la carne picada. Sofreímos hasta que la carne cambie de color, mientras damos vueltas con una cuchara de palo.

Añadimos los tomates troceados con su caldo. Salamos, añadimos la salsa Worcestershire, tapamos un poco la cazuela y cocemos todo junto más de una hora, hasta que espese a nuestro gusto. Debe quedar a mitad de camino entre un potaje y una boloñesa, bastante espeso.

Hacia el final de la cocción añadimos las alubias escurridas de su líquido de cocción, lo justo para que cojan un poco de sabor y no se ablanden excesivamente. Os recomiendo hacer este plato de un día para otro, para poder dejarlo reposar antes de comerlo. Como todos los guisotes de cuchara, el reposo les va de miedo, porque los sabores se entremezclan y asientan, haciéndolos mucho más sabrosos. Buen provecho.

Recetas similares:
  • Muslos de pollo al horno con apio

  • Recetas fáciles de Halloween

  • Recetas frescas veraniegas con legumbres

  • Arroz con conejo y alcachofas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>