Recetas a tu gusto

Aperitivos Dulces y postres Primeros platos Segundos platos


Conchas de pescado y gambas

Por: | 0 comments | 23 diciembre 2013 | Categoria:
  • Tiempo:  1 hora
  • Dificultad: Fácil
  • Raciones: 2

Estas conchas de pescado y gambas son un clásico del aprovechamiento, pues sirven estupendamente para utilizar restos de un pescado al horno o incluso frito. El pescado se cubre con una sabrosa bechamel de marisco o gambas, convirtiéndolo en un platillo sabroso y elegante, además de con muy buena presencia. No es imprescindible disponer de unas conchas de vieira vacías para hacer esta receta, en el mercado se encuentran conchas de cerámica o cristal que hacen el mismo servicio.

Este plato, si usamos un par de filetes de buen pescado blanco en lugar de restos que ya tengamos, es también una excelente idea para un entrante fácil en estas fiestas que se avecinan, además de económico. Se puede tener preparado con cierta antelación, a falta solo de gratinarlo.

Ingredientes

  • 150-200 g de restos de pescado
  • 150 g de gambas,
  • 30 g de mantequilla
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 200 ml de agua,
  • 1 puñado de queso rallado suave.
  • 1,5 cucharadas soperas de harina,
  • 150 ml de caldo de marisco o gambas,
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de nuez moscada

Elaboración

Empezamos por cocer las gambas en agua. Ponemos agua en un cazo, como 500 ml, y la llevamos a ebullición. En cuanto hierve añadimos las gambas. Dejamos que vuelva romper el hervor y apagamos el fuego. Dejamos que se acaben de hacer en el calor remanente unos 10 minutos. Las sacamos, dejamos que se enfríen, y las pelamos. Reservamos las colas.

Devolvemos al cazo con el agua los desperdicios de las gambas y trituramos brevemente con una batidora. Cocemos otros 10 minutos y colamos bien el caldo, y separamos 150 ml. Reservamos.

Desmenuzamos el pescado y lo repartimos en cuatro conchas. Reservamos.

Ponemos en una sartén la mantequilla y el aceite, calentamos y cuando empiece a burbujear echamos la harina. Removemos bien con una cuchara de palo para que se tueste la harina, por lo menos dos minutos.

Cuando la harina esté bien tostada, empezamos a añadir la leche y el caldo, removiendo bien y aplastando los grumos, hasta conseguir una bechamel uniforme, habiendo incorporado toda la leche y el caldo. Añadimos entonces las colas de las gambas y le damos un hervor a todo junto. Salamos y agregamos la nuez moscada rallada. Probamos y rectificamos si fuera necesario.

Recetas similares:
  • Muslos de pollo al horno con apio

  • Recetas fáciles de Halloween

  • Recetas frescas veraniegas con legumbres

  • Arroz con conejo y alcachofas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>