Recetas a tu gusto

Aperitivos Dulces y postres Primeros platos Segundos platos


Cuartos de pollo al horno a baja temperatura

Por: | 1 comments | 3 junio 2014 | Categoria:
  • Tiempo: 2 horas 35 minutos
  • Dificultad: fácil
  • Raciones: 4

Esta receta de cuartos de pollo al horno a baja temperatura solo necesita dos cosas: una buena materia prima y tiempo. En ella utilizaremos una técnica que extrae el máximo de sabor de las carnes: el horneado a baja temperatura. Estoy enviciada con ella desde la primera vez que la probé y os la recomiendo encarecidamente. Eso sí, hay que tener en cuenta que lo que le quitamos de temperatura al asado hay que suplirlo con tiempo; este plato tarda en cocinarse, pero os aseguro que merece mucho la pena la espera.

Esta receta la recomendamos especialmente para embarazadas por varias razones: la primera es que el pollo asado de esta manera queda sabrosísimo, la segunda es que no lleva ninguna grasa adicional además de la propia del pollo, por lo que resulta ligera, y la tercera es que carece de toda complicación, porque se mete en el horno y con tan solo estar atentos dos o tres veces a lo largo del proceso de asado obtenemos una carne tierna que se separa del hueso con tocarla ¿Qué más queremos? Sencillo, delicioso y muy nutritivo, con el aporte de proteínas que necesita el embarazo. Si lo combinamos con una buena ensalada, tenemos un menú fácil, completo en lo que a nutrientes se refiere y suculento ¡Vamos a ello!

Ingredientes

  • 4 cuartos de pollo de corral
  • 1 buen vaso de vino blanco
  • sal al gusto

Elaboración

Ponemos el horno a calentar a 120° (con aire) / 140° (sin aire).

Limpiamos el pollo y salamos por ambos lados. Lo ponemos en una fuente en la que quepan bien las piezas, pero no muy holgadas.

Agregamos el vino, que cubra bien el fondo de la fuente y añadimos algo más de sal al líquido. Tapamos la fuente bien con papel de aluminio, remetiendo los bordes para que quede bien cerrado y la metemos en el horno. Asamos el pollo dos horas a esta temperatura.

Transcurridas las dos horas, subimos la temperatura del horno a 180° (con aire) / 200° (sin aire). Sacamos la fuente y le quitamos el papel de aluminio, pues ahora toca que las piezas de pollo se doren por fuera.

Seguimos asando media hora. Al cabo de ese tiempo, le damos la vuelta a las piezas, regamos con el jugo de la cocción y doramos otra media hora por la otra cara. Si vemos que falta líquido, podemos añadir algo de agua.

Al cabo de ese tiempo, apagamos el horno, volvemos a tapar la fuente con el papel de aluminio y dejamos reposar 20 minutos dentro del propio horno antes de servir el pollo.

Si queremos restarle grasa al pollo le podemos quitar la piel al ir a comerlo. Es una de las partes más grasas del pollo, aunque precisamente por eso, una de las más sabrosas.

Recetas similares:
  • Hamburguesas de berenjena y quinoa

  • Pizza de aguacate y pavo (especial para embarazadas)

  • Curry de lentejas

  • Barritas de cereales para embarazadas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>