Recetas a tu gusto

Aperitivos Dulces y postres Primeros platos Segundos platos


Garbanzos con espinacas y bacalao

Por: | 0 comments | 17 marzo 2015 | Categoria:
  • Tiempo: 2 horas
  • Dificultad: Fácil
  • Raciones: 4

Estos garbanzos con espinacas y bacalao son lo que en muchos lugares se llama potaje de vigilia. Es una receta sin carne realizada con bacalao salado, que era el único pescado al que se podía tener acceso todo el año, principalmente en zonas sin costa.

Ya sabemos lo aconsejables que son las legumbres para las personas diabéticas, tanto por su contenido nutritivo como por la fibra que aportan, imprescindible para la alimentación del diabético. Nada mejor en esta época que aprovechar para cocinar con ingredientes que además de tener todas estas ventajas constituyen un magnífico plato tradicional de temporada.

Ingredientes

  • 300 g de garbanzos secos de buena calidad
  • 2 hojas de laurel
  • 1 zanahoria
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 8 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 1 pellizco de comino
  • 200 g de tomate triturado
  • 250 g de bacalao desalado
  • 150 g de espinacas frescas

Elaboración

Poner los garbanzos a remojo en abundante agua fresca durante la noche anterior.  Al día siguiente los pasamos a una cazuela, agregamos el laurel y hervimos hasta que estén tiernos. El tiempo dependerá de la clase y antigüedad de los garbanzos.

Cuando falten más o menos 15 minutos para que estén listos, agregamos la zanahoria pelada y cortada en daditos.

Mientras los garbanzos se terminan de hacer, limpiamos las espinacas (lavándolas y quitándoles los tallos). A continuación reservamos.

Picamos finamente la cebolla y el ajo, cubrimos una sartén o cazuela grandes con aceite de oliva y sofreímos primero la cebolla a fuego suave. Cuando empiece a estar transparente agregamos el ajo y seguimos pochando hasta que esté todo hecho.

Añadimos el comino, damos unas vueltas para que se tueste, y agregamos el tomate triturado. Cocemos  hasta que se reduzca el líquido y quede un sofrito espeso. Añadimos entonces las espinacas lavadas y cocemos un par de minutos hasta que empiecen a ponerse lacias.

Agregamos por último el bacalao y los garbanzos con la zanahoria, dejaremos en la cazuela algo del caldo de cocción, ya que el potaje debe quedar espeso. Siempre estamos a tiempo de añadir algo más de caldo de los garbanzos.

Le damos un hervor, lo justo para que el bacalao empiece a cambiar de color (si los trozos son pequeños tardará solo un par de minutos). Le damos un meneo a la cazuela para no desbaratar el bacalao y para que se mezclen un poco los sabores y…

¡A la mesa!

Recetas similares:
  • Hamburguesas de berenjena y quinoa

  • Arroz con pollo en salsa de tomate natural (especial para diabéticos)

  • Tortitas de calabacín

  • Garbanzos salteados con tomates secos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>