Recetas a tu gusto

Aperitivos Dulces y postres Primeros platos Segundos platos


Natillas caseras

Por: | 0 comments | 10 junio 2014 | Categoria:
  • Tiempo: 15 minutos
  • Dificultad: Media
  • Raciones: 6

Las natillas caseras son uno de los postres más familiares y entrañables, populares en casi toda nuestra geografía. Sin embargo, pocas veces se hacen ya en casa y mira que merece la pena, porque el sabor no tiene nada que ver con el de las natillas comerciales. Tienen en su contra la fama de ser un poco difíciles de hacer ya que se nos pueden cortar.

Las natillas genuinas, de toda la vida, se preparan con yemas, leche y azúcar, calentando esta mezcla muy suavemente y con mucho cariño para que no llegue a hervir y no se corte. También se pueden preparar con huevos enteros en lugar de las yemas, pero encuentro que aunque igual de ricas, la consistencia no es tan fina y agradable.También hay quien hace trampa y le añade algo de maicena… no es un pecado, pero con ello lo que conseguimos es evitar que se corten. Los almidones ayudan a unir las proteínas del huevo y a que la cosa cuaje sin cortarse. Pero para los valientes os damos la receta más sencilla, con yemas y sin almidones.

Ingredientes

  • 6 yemas de huevo (o 3 huevos)
  • 600 g de leche
  • 120 g de azúcar blanquilla
  • 1 vaina de vainilla o ½ cucharadita de extracto de vainilla

 

Elaboración

Si queremos aromatizar bien las natillas, abrimos la vaina de vainilla, rascamos las semillas y las ponemos en un cazo (o el extracto de vainilla) con la leche y el azúcar. Llevamos a ebullición, apagamos y dejamos enfriar tapado cinco minutos.

Cuando ha templado un poco, batimos las yemas en un bol y vamos añadiendo leche a cucharadas, sin dejar de batir. Una vez añadida la mitad de la leche, volcamos la mezcla de yemas en el cazo con el resto de la leche.

Ponemos el cazo al fuego al baño maría, es decir, metido en otro cazo con agua hirviendo. Calentamos sin dejar de remover con cuchara de madera, hasta que la mezcla cubra el dorso de la cuchara y desaparezca la espumilla de la superficie. Cuidado con pasarse aquí, porque es cuando se pueden cortar las natillas.

También se pueden hacer las natillas directamente sobre el fuego, sin baño maría, pero hay que tener más cuidado con que no lleguen a hervir.

Por último, vertemos en cuencos pequeños y dejamos enfriar por completo antes de consumir.

Recetas similares:
  • La merienda del fin de semana en familia: tortitas saludables

  • Receta de Galletas de Limón y Pistacho

  • Receta de Tarta de Zanahoria

  • Mousse de turrón: un postre navideño sencillo para sorprender


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>