Recetas a tu gusto

Aperitivos Dulces y postres Primeros platos Segundos platos


Pastel de pescado y gambas

Por: | 0 comments | 28 julio 2014 | Categoria:

Tiempo: 1 hora
Dificultad: Fácil
Raciones: 6

El pastel de pescado es un clásico de los veranos, una receta que te permite comer pescado de forma fácil y fresca. Además, si hacemos un pastel suficientemente grande nos puede servir de entrante o cena ligera varios días, pues se conserva bien en el frigorífico. Podemos variar la forma de servirlo con distintas salsas, calientes como salsa de tomate o frías como todo tipo de mayonesas, y siempre está delicioso.

Un pastel de pescado también es una forma fácil y barata de consumir pescado, pues tampoco es necesario que el pescado utilizado sea de una calidad excepcional en cuanto a textura, puesto que se va a triturar y mezclar con otros ingredientes que le van a dar jugosidad. Seamos sinceros: se puede hacer con cualquier pescado barato.

Para hacerlo aún más fácil en esta receta, cocemos el pescado y las gambas en el microondas. Está inspirada en una fórmula de pastel de cabracho de María José Gil de Antuñano.

Ingredientes

  • 400 g de filetes de pescado a nuestro gusto, sin piel
  • 100 g de colas de gambas
  • 100 g de salsa de tomate
  • 150 g de nata líquida para montar
  • 4 huevos
  • sal al gusto
  • mantequilla y pan rallado para los moldes

Elaboración

Ponemos los filetes de pescado con las colas de gambas en una fuente para microondas y la tapamos. Cocemos a máxima potencia de 5 a 8 minutos (o lo que sea necesario para que se cueza por completo) en intervalos y vigilando cómo se va cocinando para no pasarnos y que nos quede muy seco. A media cocción comprobamos las gambas, para sacarlas antes si están hechas pues si se pasan se resecan mucho. Dejamos enfriar tapado.

Cuando el pescado y las gambas estén fríos los ponemos en el bol de una batidora y agregamos los demás ingredientes: la salsa de tomate, la nata, los huevos y la sal. Trituramos hasta que quede bastante fino, aunque siempre tiene algo de textura.

Untamos de mantequilla el molde o los moldes elegidos y los espolvoreamos de pan rallado. Podemos hacer un pastel completo en un molde rectangular o hacer pequeños pasteles individuales en ramekins, como más nos guste.

Vertemos la mezcla en los moldes, damos unos golpes en la encimera para que se asienten y los tapamos con papel de aluminio.

Colocamos en el horno, previamente calentado a 160°, una fuente donde quepa el molde o los moldes. Los colocamos y vertemos agua hirviendo que tendremos ya preparada. Cocemos en el horno unos 40-45 minutos.

Probamos con una brocheta si el pastel está cocido por el centro: debe salir limpia. Si no está listo lo mantenemos en el horno otros 10 minutos.

Para desmoldar esperamos a que se enfríe el pastel por completo. Servimos con salsa de tomate o mayonesa, acompañado de una ensalada, que le va de miedo.

Recetas similares:
  • Barquitas de queso feta con pera y almendra

  • Muslos de pollo al horno con apio

  • Recetas fáciles de Halloween

  • Recetas frescas veraniegas con legumbres


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>