Recetas a tu gusto

Aperitivos Dulces y postres Primeros platos Segundos platos


Pollo asado a baja temperatura

Por: | 0 comments | 19 diciembre 2013 |
  • Tiempo:  4 horas
  • Dificultad: Fácil
  • Raciones: 5

Lo que os quiero contar hoy más que una receta es una técnica de asado que intenta replicar lo que se hacía antiguamente cuando se cocinaban las carnes y aves en los rescoldos de un fuego de chimenea, o en los últimos calores de un horno común en un pueblo. Es decir, cocinar un ave a baja temperatura, por lo menos a menos temperatura de la que estamos acostumbrados a ver, a 120°-140°. Sí.

La gracia de este plato está precisamente en eso, en asar el pollo a baja temperatura durante un periodo prolongado. Esto hace que la carne quede muy tierna y que coja mucho sabor, convirtiendo cualquier pollo paliducho en un manjar. En serio. El bicho coge tanto sabor que basta con añadirle algún vino (a mí me gusta el jerez) y sal, sin ninguna grasa adicional ni condimento. En el último tramo de cocción se sube la temperatura para dorar el ave y dejarle una piel crujiente. Ah, y esta técnica es válida para todo tipo de carnes, variando los tiempos.

Ingredientes

  • 1 pollo para asar,
  • 250 ml de jerez seco
  • 1 pizca de sal

Elaboración

Bridamos el pollo para que nos quede con bonita forma. Mientras tanto, calentamos el horno a 120° (con aire) / 140° (sin aire).

Ponemos el pollo en una fuente en la que no le sobre mucho espacio y lo salamos bien por dentro y por fuera. Añadimos el vino de jerez y tapamos la fuente con papel de aluminio. Metemos la fuente en el horno y dejamos que se haga lentamente dos horas y media, sin tocarlo.

Al acabar las dos horas y media destapamos la fuente, y ponemos el pollo con la pechuga hacia abajo. Subimos la temperatura a 180° (con aire) / 200° (sin aire) y volvemos a meter la fuente a esta temperatura, sin tapar, media hora. Le damos la vuelta al pollo para que se dore por el lado opuesto y volvemos a meterlo otra media hora. Al final de este tiempo la piel deberá estar crujiente y la carne blandita y sabrosa.

Cuando el pollo esté bien dorado se apaga el horno, tapamos otra vez con el papel de aluminio y dejamos reposar el pollo al menos 20 minutos. Servimos de inmediato. Delicioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>