Recetas a tu gusto

Aperitivos Dulces y postres Primeros platos Segundos platos


Salmorejo cordobés

Por: | 0 comments | 26 junio 2014 | Categoria:
  • Tiempo: 10 minutos
  • Dificultad: Fácil
  • Raciones: 6

El salmorejo cordobés es una de las muchísimas sopas frías típicas de Andalucía. Primo hermano del gazpacho, tiene una fórmula algo más sencilla ya que se elabora solo con tomate, ajo, pan, aceite, vinagre y sal. También tiende a ser bastante más espeso por llevar mayor proporción de pan; hay lugares en que lo preparan tan espeso que sirve más bien para mojar que para tomar con cuchara.

Como todas las sopas frías de hortalizas el salmorejo no solo resulta extraordinariamente refrescante para la temporada en que estamos sino que es una deliciosa manera de tomar verduras crudas, pues con el calor apetecen en cualquier momento. Como sabemos, la verdura en general es de los alimentos más convenientes para los diabéticos, por su bajo contenido en hidratos de carbono perjudiciales y por su alto contenido en fibra dietética. El pan que lleva la receta se puede reducir aún más; el salmorejo quedará más líquido, pero igual de delicioso. En cualquier caso, si se dispone de una batidora muy potente se puede prescindir del pan incluso por completo: se trituran bien finos todos los ingredientes excepto el aceite. Una vez bien triturados y homogéneos, se va añadiendo el aceite a hilo con la batidora a media velocidad. El aceite se emulsiona y espesa algo la mezcla, a pesar de no llevar pan.

Ingredientes

  • 1Kg de tomates maduros
  • 1 diente de ajo (o medio si no os gusta mucho el ajo)
  • 10 g de sal
  • 20 g de vinagre de Jerez
  • 100 g de miga de pan
  • 120 g de aceite de oliva virgen
  • 2 huevos duros
  • jamón serrano no al gusto.

Elaboración

Empezaremos por poner el pan desmigado en el vaso de una batidora potente o robot de cocina. Cortamos los tomates encima y dejamos que reposen unos minutos, para que el pan absorba el jugo.

Pelamos el ajo y le quitamos el germen. Agregamos al vaso los ingredientes que faltan, excepto el aceite de oliva, y trituramos mucho. Si nuestra batidora es suficientemente potente nos podemos evitar el trabajo de pasar luego el salmorejo por un pasapurés o chino para eliminar las pieles y pepitas.

Una vez bien fino el puré con la batidora en marcha vamos agregando el aceite muy poco a poco, a hilo, para que emulsione bien. Metemos en un recipiente hermético y refrigeramos unas horas para que esté bien fresquito.

Al ir a servir el salmorejo picamos el jamón serrano y los huevos duros, y los servimos en cuencos para que los comensales aderecen el salmorejo a su gusto ¡Buen provecho!

Recetas similares:
  • Hamburguesas de berenjena y quinoa

  • Arroz con pollo en salsa de tomate natural (especial para diabéticos)

  • Garbanzos con espinacas y bacalao

  • Tortitas de calabacín


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>